Top

Los trabajadores de ayuda a domicilio se incluyen entre los primeros grupos de vacunación

Leemos en 20minutos la siguiente noticia que os reproducimos de forma íntegra:

Así lo ha manifestado en declaraciones a los medios de comunicación, con motivo del inicio de la administración de la segunda dosis de la vacuna en la residencia Romareda de Zaragoza, dependiente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, convirtiéndose así en uno de los primeros centros de Aragón que quedará completamente inmunizado frente a esta enfermedad en unos días.

Este martes, 166 residentes y ocho trabajadores han recibido la segunda dosis de la vacuna. El resto de la plantilla será vacunada entre el día 26 de enero -77 personas- y el 2 de febrero -110-.

Broto ha precisado que la vacunación se ha iniciado en las residencias porque en ellas viven “personas muy frágiles, que han sufrido mucho con la enfermedad, algunos han perdido la vida” y son a quienes “queremos preservar en primer lugar”.

Respecto a la vacunación a grandes dependientes y personas mayores de 80 años, ha dicho que a los primeros se les administrarán las dosis en sus domicilios y a los segundo también, salvo a quienes puedan ir al centro de salud.

Broto ha contado que desde el pasado 11 de enero ya han pedido el listado de los trabajadores del servicio de ayuda a domicilio a centro de servicios sociales de entidades locales -ayuntamientos y comarcas-, así como a las empresas de este ámbito en Aragón porque se han incluido dentro del colectivo de prioritarios ya que trabajan “con personas muy sensibles y vulnerables, a las que tenemos que proteger”.

La consejera ha aprovechado para hacer un llamamiento con el objetivo de que se vacunen “cuantas más personas mejor” porque “solo así podremos conseguir la verdadera inmunidad y avanzar”. También se ha mostrado partidaria de exigir, “en el futuro”, la vacunación a los trabajadores de residencias, para opinar que la COVID-19 “ha cambiado todo”.

22.020 PERSONAS VACUNADAS

Broto ha informado de que 22.020 usuarios y trabajadores de residencias de Aragón ya han recibido la primera dosis de la vacuna -13.725 residentes y 8.295 son trabajadores- y 231 la segunda dosis, que se ha comenzado a administrar este lunes -107 residentes y 124 trabajadores-. “Avanzamos”, ha constatado la consejera, que ha dicho que esta semana se va a llegar a 107 residencias, en 57 con la primera dosis y en 50 con la segunda -2.000 personas en este último caso-.

También ha aportado el dato de que unos 10.000 trabajadores han dado su consentimiento a vacunarse, 2.300 no y “289 se lo estaban pensando”, para expresar su deseo de “convencer” a quienes no quieran inmunizarse con el objetivo de “conseguir a ser posible el cien por cien”, si bien ha remarcado que no hay que “culpabilizar” a quien no quiera, sino resolver sus “dudas”.

En este sentido, ha comentado que 200 de los que inicialmente dijeron que no, finalmente lo han hecho. Ha añadido que este colectivo de trabajadores son “verdaderos héroes”, que han realizado un buen trabajo durante la pandemia y lo seguirán haciendo.

Ha apuntado que si un trabajador decide vacunarse cuando la campaña ya ha concluido en su centro, debe acudir a su centro de salud, donde podrá recibirla acreditando su profesión.

LECCIÓN

En este contexto, Broto ha estimado que las personas mayores de las residencias “nos están dando una lección” ya que son quien “más se han alegrado” de recibir la vacuna “porque quieren salir y quieren vivir tranquilos en las residencias”, donde “se ha sufrido mucho”.

La consejera ha estimado que este martes es una “mañana de alegría”, que se suma a la que hubo el 27 de diciembre, primer día de vacunación. “Nos hacía mucha ilusión compartir este momento” con quienes han recibido la segunda dosis, pasados 21 días de la primera, periodo “en el que se ha comprobado no han tenido ninguna reacción adversa, ningún problema, han estado controladas y la vacuna ha sido administrada sin ninguna dificultad”.

Broto también ha querido remarcado que la pandemia ha enseñado la necesidad de la coordinación entre su Departamento y el de Sanidad. Ha esgrimido, por otra parte, que si bien la vacunación “es un paso adelante, el inicio de la esperanza que comenzó el 27, no es el final del drama de la COVID-19, sino que hay que seguir con las medidas de protección, ser responsables” y seguir toda las indicaciones que lleguen desde Sanidad “para que no avance el virus”.

En el caso de los centros residenciales, ha apuntado que si bien tanto familiares y usuarios tienen muchas ganas de reencontrarse, “no hay que bajar la guardia y seguir manteniendo todas las medidas de protección” y esperar a verse cuando la inmunidad sea una realidad”.

ILUSIÓN

La directora de la Residencia Romareda, Cristina Serrano, ha manifestado que los usuarios están ilusionados con esta segunda dosis “porque ven más cerca el fin de las restricciones, abrazar a sus familias y poder salir a la calle”, después de una primera “en la que no han tenido ningún efecto secundario” y “esperamos que con esta suceda lo mismo”.

Ha precisado que este martes se van a vacunar 165 residentes y ocho trabajadores y el resto lo hará en las próximas dos semanas ya que recibieron la primera de forma escalonada por si había algún “efecto adverso” para que no hubiera “ningún colapso en ningún servicio”.

La directora de la Residencia Romareda ha comentado que pasados siete días de la segunda dosis, “nos encontraremos con la inmunidad”, “un paso más hacia la ansiada normalidad”, situación ante la que ha apelado a la “prudencia” para mantener las medidas de protección y seguridad que aconsejen la autoridades sanitarias”.

“Es una obligación de todos los ciudadanos adoptar conductas responsables porque de nada servirían todos los esfuerzos para vacunar de forma rápida a los usuarios, si se siguen viendo conductas irresponsables, que colapsan los servicios sanitarios que permitan abordar la situaciones sanitarias habituales”.

Igualmente, ha animado a participar en la campaña de vacunación “porque solo juntos unidos podremos vencer a la COVID-19”, una vacuna que es “segura”. En este sentido, la coordinadora de Enfermería del centro de salud de Seminario, Ana Blasco, ha afirmado: “Juntos recorremos ese camino” porque “el esfuerzo colectivo es la única arma, con la vacuna, para vencer al virus”.

Ha recalcado la importancia de la “coordinación” entre Ciudadanía, Salud Pública, Atención Primaria y hospitales, en una “lucha” que la sociedad “debe respaldar” porque la vacuna, “si no hay responsabilidad, no es suficiente” y ha apelado al “sentido común” y al cumplimiento de la normas de protección, además de animar a vacunarse.

“DEBEMOS VACUNARNOS PARA SALVARNOS”

Los tres primeros residentes de Aragón que recibieron la primera dosis de la vacuna en diciembre han protagonizado esta jornada. Se trata de Emilia Nájera, de 80 años, Manuel Cebolla, de 84 años, Carmen Emetérea García, de 81 años. “Todo el mundo debemos vacunarnos para salvarnos, por nosotros, por nuestras familias, por nuestros nietos y por todos”, ha dicho Emilia Nájera tras recibir el pinchazo.

“Por fin se completa el círculo y en unos días estaremos inmunizados, algo que nos sitúa en un camino de cierta tranquilidad, conscientes de que queda un largo camino por delante y de que no hay que bajar la guardia”, ha asegurado por su parte, la responsable asistencial de este centro, María Sanz.

Fuente: 20minutos Los trabajadores de ayuda a domicilio se incluyen entre los primeros grupos de vacunación

Ya no se puede comentar.