Top

Archivo por Autor | Charge

Enríquez de Luna, psicóloga experta en personas con discapacidad intelectual: «Su rutina es funcional y la Covid la rompió»

Leemos en 20MINUTOS.ES – Discapacidad la siguiente noticia que os reproducimos de forma íntegra:

El coronavirus paralizó el mundo en la primavera de 2020 y el impacto emocional fue generalizado pero hubo colectivos para los que ese parón supuso un reto aún mayor y el de las personas con discapacidad intelectual fue uno de ellos. Tener unas costumbres y mantener una serie de actividades forma parte de sus terapias y que de repente esa rutina se rompiera fue muy complicado de gestionar para ellas y para sus familias.

«Rodrigo se levantaba todos los días, pillaba su mochila, sus zapatillas de deporte, se asomaba a la ventana y yo no podía explicarle por qué no podía subir al autobús, ir al colegio, volver…», cuenta Vanesa Pérez, madre de un niño con un 76% de afectación cognitiva. Un niño que dejó de comer, que empezó a dormir aún peor de lo que ya lo hacía y al que se le agravaron las crisis de epilepsia ante una situación que en muchos hogares se vivió de manera similar, según corrobora la psicóloga Mavi Enríquez de Luna.

Esta profesional trabaja en Asprogrades, una asociación de Granada a favor de las personas con discapacidad intelectual y sus familias. La entidad cuenta con un centro de educación especial para chavales de tres a veinte años, con varios centros de adultos y con un servicio residencial. Con ese abanico tratan desde críos muy pequeños a mayores de 60 años.

¿Han notado un aumento en el número de personas que recurren a ayuda profesional? Sí. Hay personas que antes, con su rutina diaria y su participación en actividades significativas, tenían una vida plena o se sentían satisfechas y que ahora necesitan hablar más, presentan más situaciones de agotamiento, mayor preocupación por sus familiares, por cómo va la pandemia, ahora el volcán… Hemos detectado gente a la que se le han disparado los temores, la soledad, procesos de duelo que están ahí todavía, el miedo de haber estado en un hospital… Al haberlo vivido tan de la mano con las personas con discapacidad y sus familias estamos intentando generar apoyos preventivos para acompañarlas y que puedan ventilar ese estrés y esa angustia.

¿Hay alguna franja de edad que se vea más afectada? Durante el confinamiento y la desescalada quizás las personas de mediana edad y los más pequeños se vieron más afectados porque esa rutina funcional que les ayudaba a pasar el día, a estar activos, a tener oportunidades para desarrollar competencias… se rompió. Estuvimos asesorándolas, acompañando a las familias, programando retos y talleres a través de videollamadas… Intentamos estar presentes para llenar sus vidas con actividades significativas.

Ese perfil mayoritario, ¿ha ido cambiando? Ahora los mayores son los que quizás vienen con mayor deterioro cognitivo, personas que han estado más aisladas, a las que incluso les ha costado volver al servicio, con el síndrome de la cueva, ese miedo no solo por ellos sino también por sus familiares… También hemos encontrado gente con patrones de ansiedad, trastornos obsesivo compulsivos, con más rituales… Son más destacables en aquellos con mayores necesidades de apoyo, con graves problemas de comunicación, con autismo… quienes, para liberar el estrés o la ansiedad que les provoca la ruptura de sus rutinas, cogen hábitos más estereotipados, ritualistas…

¿Y les está costando ahora adaptarse a una tercera situación, que no es ni la del encierro domiciliario ni la previa a la pandemia? Claro. A todos, no solo a las personas con discapacidad que van a nuestros servicios, sino también a las familias, y los profesionales estamos en esa adaptación. Las cosas han cambiado. Cuando volvimos en la desescalada no podíamos ofrecer lo de antes. Hemos tenido que aprender de nuevo a observar, a identificar… y a las personas les hemos tenido que dar tiempo para que entendieran que la rutina era distinta.

¿Las personas que han vivido en centros y residencias lo han pasado especialmente mal? Todos hemos sufrido porque teníamos angustia, pero las personas que han estado en un contexto institucionalizado han estado mucho más restringidas. No podían salir, ni ver a sus familiares, vivían en grupos burbuja muy estrictos y no había manera de que se relacionasen. Ahora toca que alcancen, a la par que el resto, las oportunidades que nos van llegando a todos.

¿Las familias se han sentido mal por no saber cómo ayudar ante un contexto excepcional? A las personas con discapacidad se las ve más vulnerables y eso dispara muchos más el miedo. Pero todos hemos aprendido mucho. Hemos generado otros vínculos con las familias, nos hemos aliado mucho más, hemos aprendido de cómo las personas con discapacidad y sus familiares se han apoyado en circunstancias difíciles. Les hemos acompañado, asesorado, y nos ha ayudado a acercar posturas, a no vernos tanto en un lado o en otro. Hemos aprendido a hacernos más presentes en sus vidas y ellas han aprendido también a estar más presentes en la vida de los centros. Al final es lo que sacamos de positivo y eso va a favorecer la calidad de vida de sus familiares.

¿Qué consejos y herramientas aportan a quienes acuden al servicio? Ponemos como ejemplo que bastante difícil ha sido lo que hemos vivido, con lo cual vamos a ver qué podemos hacer ahora para sentirnos mejor. Y hay que empezar por cuidarse, porque ha habido vida sedentaria, rutinas no saludables, falta de relaciones sociales… Hacemos un barrido que nos permita descubrir qué nos ayuda a estar mejor y qué podemos hacer para no aislarnos, para no estar tan parados, cómo podemos pensar en cosas que nos ilusionen, en descansar, cómo regular los momentos de ansiedad o miedo… Por ahí van nuestros apoyos. Instamos a la participación porque hemos perdido habilidades y con el refuerzo positivo intentamos facilitar que las personas se motiven y que tengan nuevas experiencias.

REPORTAJES QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Si quieres contactar con 20minutos o realizar alguna denuncia o alguna corrección sobre algún tema, puedes enviarnos un mail a zona20@20minutos.es. También puedes suscribirte a las newsletters de 20minutos para recibir cada día las noticias más destacadas o la edición impresa.

Fuente: 20MINUTOS.ES – Discapacidad https://www.20minutos.es/salud/enriquez-luna-psicolaga-discapacidad-intelectual-rutina-funcional-covid-paro-4912811/

Seguir leyendo