Top

El exoesqueleto infantil llega al primer centro de neurorehabilitación: «Por fin he podido dar patadas a un balón»

Leemos en 20MINUTOS.ES – Discapacidad la siguiente noticia que os reproducimos de forma íntegra:

Entre emocionado y abrumado por ser el centro de atención, Pedro Galo juega a ‘ordenarle’ al exoesqueleto que le acaban de colocar que se levante como si estuviese dándole indicaciones a un asistente virtual. «Atlas, arriba», exclama y su fisioterapeuta aprieta el botón que hace que el robot se yerga. El pequeño de seis años comienza entonces a caminar, con paso lento pero firme, por las instalaciones que la Fundación Nipace tiene en Guadalajara.

Este centro, especializado en niños con parálisis cerebral, se ha convertido en el primero en contar con el exoesqueleto pediátrico desarrollado por Marsi Bionics. El dispositivo, pionero en el mundo, logró en mayo el marcado CE, lo que permitió que empezase a comercializarse y diese el salto del laboratorio a las terapias diarias de hospitales y clínicas de rehabilitación.

Previo a ese momento, la fundación y la startup que lidera Elena García Armada habían llevado a cabo un estudio para acreditar que los beneficios del uso del este robot infantil eran replicables en afectados con parálisis cerebral. «Participamos con diez pacientes con diferentes niveles de lesión y supuso un avance muy importante porque nos dio la información científica necesaria para corroborar que, haciéndole unas modificaciones, era factible poder utilizar el exoesqueleto en terapia lo antes posible», explica Mayte Vega, directora de Tecnología, Formación e Investigación de Nipace.

En ese estudio piloto, en el que también trabajaron el CSIC y el Hospital La Paz de Madrid, participó Pedro, protagonista de la presentación oficial de la llegada del robot a Guadalajara. «Por fin he podido darle patadas a un balón«, cuenta mientras recorre una sala llena de medios de comunicación, de autoridades y de las personas e instituciones que han cofinanciado el dispositivo. «Hemos recibido muchas aportaciones económicas. Las terapias de estos niños van a mejorar y eso es gracias a la solidaridad de los presentes y a todos los que nos han ayudado», agradece el presidente de Nipace, Ramón Rebollo, ante una audiencia entre la que se encuentra el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

El exoesqueleto pediátrico se acopla al cuerpo de cada menor y, gracias a la inteligencia artificial, logra interpretar la intención de movimiento al andar y le aporta la fuerza y la estabilidad necesaria para conseguirlo. Con ello, los pequeños pueden mejorar su condición física y psicológica. A nivel físico, trabajan la espasticidad, esa rigidez y tensión muscular propia de la parálisis cerebral, con las ventajas añadidas que tiene el caminar sobre el sistema circulatorio, respiratorio y gastrointestinal. Y a nivel psicológico genera en ellos un gran impacto, al ponerles a realizar actividades antes impensables.

«Pacientes que no podían ponerse de pie se ven caminando y no solo hacia adelante, sino que también les da la capacidad de hacerlo hacia atrás. Una de las niñas pudo llegar a empujar por primera vez el carrito de su hermana pequeña. Y los terapeutas vamos a tener la opción de trabajar musculatura que no podrían utilizar de otra manera, darles mayor estabilidad y tener una repercusión mayor en su evolución a nivel motriz y en su condición física», relata Mayte Vega.

Junto a Pedro, Alba Molina, de cinco años, es otra de las pacientes de la fundación que ya ha experimentado los beneficios de esta nueva forma de rehabilitación. Ella también participó en el ensayo y durante el pasado curso escolar acudía dos días a la semana a trabajar con el exoesqueleto. «Tuvo una evolución muy grande. Cogió tono, fuerza… incluso en el habla se lo notamos mucho. Piensas que esto le va a servir para andar y no piensas en que el estar de pie favorece la comunicación. Hablaba mejor. Y ya solo por eso, por entender a mi hija, todo esto es tan importante», cuenta su madre, Beatriz Morales.

Tras años de investigación, la llegada a Nipace de este invento enteramente español abre la vía a que, además de usarse con otras patologías, pueda suponer «un cambio drástico en la atención» de los miles de niños que sufren parálisis cerebral. Su aterrizaje en la asistencia clínica supone para muchas familias la esperanza de que sus hijos «avancen en cosas que necesitan» y ganen en autonomía e independencia; en definitiva, que disfruten de una mejor calidad de vida y que, como Pedro, reflejen su alegría por verse en movimiento con una amplia sonrisa.

Fuente: 20MINUTOS.ES – Discapacidad https://www.20minutos.es/noticia/4897819/0/exoesqueleto-infantil-llega-primer-centro-neurorehabilitacion-por-fin-podido-dar-patadas-balon/

Ya no se puede comentar.